Imagen cedida por @elenaarcelusm

9 de octubre de 2018 |

Recientemente, la Sala Tercera del Tribunal Supremo ha dictado sentencia en la que establece que están exentas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las prestaciones por maternidad otorgadas por el Instituto Nacional de Seguridad Social. Esta sentencia tiene su origen en otra que dictó el 29 de junio de 2017 la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La prestación por maternidad es el subsidio que gestiona la Seguridad Social que trata de compensar la pérdida de ingresos a consecuencia del permiso de descanso por nacimiento de un hijo, adopción, tutela o acogimiento.

Hasta la fecha, la Administracion tributaria interpretaba que la exención contenida en el artículo 7.H de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sólo alcanzaba a las prestaciones por maternidad a cargo de las comunidades autonomas y entidades locales, excluyendo aquellas que provenían del Instituto Nacional de Seguridad Social. Por este motivo sólo una parte de la prestación se consideraba exenta, con el límite del importe de la prestación máxima que reconocía la Seguridad Social, lo que obligaba a que el resto tributara como rendimiento del trabajo.

El nuevo criterio adoptado por la sentencia del Tribunal Supremo establece que no puede excluirse esta prestación del resto de prestaciones previstas en el art. 7.H de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Por tanto, esta prestación debe beneficiarse de la exención al igual que el resto en la declaración de IRPF.

Todas aquellas madres que hayan tributado por las prestaciones por maternidad obtenidas desde el año 2014 hasta la actualidad tienen derecho a que les sean devueltas las cantidades que pagaron por este concepto, incrementadas con los intereses de demora devengados hasta la fecha de la devolución. También podrán reclamarla los padres que la hayan percibido por haber disfrutado del periodo cedido por la madre.

Es importante efectuar la reclamación de devolución de estas cantidades antes de que pasen cuatro años desde el día siguiente a la finalización del plazo de presentación de la declaración reclamada, pues en caso contrario prescribirá el derecho.

Enlace a la Sentencia

Relacionadas


Tres claves para entender el usufructo

11 de septiembre de 2018 | La mayoría de las personas suelen conocer la figura del usufructo a través de disposiciones testamentarias entre cónyuges, en las que se legan mutuamente el usufructo universal y vitalicio de todos sus bienes, siendo popular la creencia de...

Diez razones para hacer testamento

24 de abril de 2018 | El testamento es un instrumento rápido de elaborar, barato, que nos permite disponer de todos o parte de nuestros bienes para después de nuestro fallecimiento, pero que también puede contener otras disposiciones que pueden resultar convenientes...

Share This